lunes, abril 16

Tratado veloz de ornitología compuesta











I
El encanto de los pájaros negros,
de las aves oscuras
es que no se pueden seducir.
Son escurridizas,
 temperamentales…
                                  engañosas

tienen a los crédulos comiendo de su palma
mientras se alimentan de sus sueños y agonías;
vuelan alto para no dejarse atrapar. 

II
Aves oscuras de plumaje claro
susurran al viento:
“Des nuits d'amour a ne plus en finir”.
Especie hipnótica que inunda
las  mañanas con su acento sensual.
Su alma puede cautivar
a las aves rapaces –quizá hasta los cuervos-
para hacerlos graznar
por el resto del día, entre ensoñaciones y suspiros
“C'est toi pour moi. Moi pour toi…”
[Río Blanco, diciembre 12, 00:02]

2 comentarios:

Esteban. dijo...

Logras traducir claramente la música de la mañana, es precioso tu poema. Ya la sospechaba a piaf un ave, lo que no sabía era que tenía plumas claras.
Saludos,
Esteban.

Ylla dijo...

Gracias Esteban... La Piaf, ella que me acompaña con insistencia... Ambas, pájaros inconstantes.

Saludos,

Ylla